La úvea está conformada de tres órganos importantes, la coroides, el cuerpo ciliar y también incluye el iris, cuando cualquiera de estos tres órganos se inflama (enrojece e hincha) y luego ocurre la uveítis, esto puede causar daño al tejido ocular, dando lugar a una permanente pérdida de la vista.

La uveítis es responsable del 10% de la ceguera en todo el mundo y también esto puede suceder con más frecuencia en pacientes jóvenes o en edad mediana.

Tipos de uveítis

Hay diferentes tipos de uveítis y puede ser clasificada dependiendo la región anatómica en donde se inflanman.

La inflamación de la úvea cerca de la parte del frente del ojo se llama uveítis anterior. Comienza inesperadamente y los síntomas pueden durar hasta muchas semanas. Algunas variantes de uveítis anterior son constantes, mientras que otras son intermitentes.

La inflamación de la úvea en la parte del centro del ojo se denomina uveítis intermedia. Los síntomas pueden durar desde un corto tiempo hasta muchos años. Esta variante puede ser cíclica, algunas veces presenta mejoría pero en algunas ocasiones empeora.

La inflamación de la úvea cercana a la parte trasera del ojo se llama uveítis posterior. Los síntomas se pueden presentar de forma gradual y pueden durar mucho tiempo.

En casos graves, todas las capas están involucradas.

También puede ser clasificada por la cantidad de tiempo que permanezca activa así que puede haber una uveítis aguda y otra crónica.

Uveítis

Causas de la uveítis

No siempre se sabe cuál es la causa de la uveítis. Si un paciente será más propenso a desarrollar uveítis si tiene o alguna vez a tenido, pero las causas de la uveítis las vamos a dividir en dos grandes partes las infecciosas y las no infecciosas.

Las infecciosas pueden ser causadas por diferentes virus o parásitos como el virus del herpes zoster, el virus del herpes simple, la sífilis, la enfermedad de Lyme y los parásitos como la toxoplasmosis y los no infecciosos usualmente son causados por enfermedades autoinmunes como la enfermedad inflamatoria intestinal (SII). Por sus siglas en inglés), artritis reumatoide o lupus.

Es importante que sepas que el 35% de las uveítis no se identifica el agente causal y cuando esto sucede entonces el diagnóstico es uveítis idiopática, siempre hay que estar investigando cuál es la causa para poder identificar el tratamiento correcto.

Cirugía

Tratamiento de la uveítis

Hablando del tratamiento de la uveítis es importante identificar cuál es el agente causal sin embargo la prioridad es desinflamar el globo ocular lo más pronto posible, el tratamiento más usual es el uso de colirios para disminuir la inflamación. Si la uveítis es el resultado de una infección, puede ser necesaria la aplicar antibióticos o antivirales.

Intervención quirúrgica

La Vitrectomía es la cirugía para remover parte del vítreo del ojo se utiliza escasamente para diagnosticar o controlar la afección.

El implante liberador de fármacos. Para las personas con uveítis posterior difícil de tratar, la implantación de un dispositivo en el ojo puede ser una opción de tratamiento. Este dispositivo libera corticosteroides lentamente en el ojo durante dos o tres años.

En Oftavisión tenemos la experiencia para poder ayudarte lo más pronto posible y estaremos siempre contigo en tu salud, ¡haz tu cita!.

Si has llegado hasta aquí te invito a que te suscribas a nuestro blog para que sigas aprendiendo más sobre el cuidado de tu salud visual. También te compartimos este contenido en vídeo.