Retinoblastoma

¿Qué es un retinoblastoma?

La retinitis por citomegalovirus (retinitis por CMV) es una infección ocular viral grave de la retina, la capa nerviosa sensible a la luz que recubre la parte posterior del ojo. Se encuentra con mayor frecuencia entre personas con sistemas inmunodeficientes.

El retinoblastoma es un cáncer del ojo que se origina en la retina, la capa de células sensibles a la luz que recubren la parte posterior del ojo y convierte los rayos de luz en impulsos eléctricos. Estos impulsos son enviados al cerebro a través del nervio óptico, donde son reconocidos como imágenes que vemos.

Un retinoblastoma puede ocurrir en uno o los dos ojos. Por lo general afecta a niños pequeños, pero puede ocurrir en adultos, aunque con menor frecuencia.

Causas de retinoblastoma

El retinoblastoma se presenta cuando las células nerviosas de la retina mutan genéticamente, lo cual causa que crezcan y se multipliquen formando un tumor. Estas células generalmente se propagan en el ojo y las estructuras cercanas, pero también pueden propagarse hacia otras áreas del cuerpo (metástasis), incluyendo el cerebro y la columna vertebral.

Las causas de las mutaciones genéticas que llevan al desarrollo de un retinoblastoma por lo general se desconocen, sin embargo, es posible que los hijos hereden la condición de sus padres. El retinoblastoma hereditario tiende a desarrollarse durante una edad más temprana en los niños, y por lo general ocurre en ambos ojos.

Síntomas de retinoblastoma

Cuando hay un retinoblastoma, es posible observar un color blanco en la pupila cuando la luz brilla en el ojo, como el flash de una cámara fotográfica, por ejemplo. Otros signos de retinoblastoma pueden incluir ojos que parecen estar mirando en diferentes direcciones, enrojecimiento o hinchazón de los ojos.

Si usted nota cualquier cosa referente a los ojos de su niño, llame a su médico de inmediato. Si existe un historial familiar de retinoblastoma, pregunte a su pediatra sobre exámenes oculares disponibles para detectar un retinoblastoma.

Diagnóstico de Retinoblastoma

Un oftalmólogo realiza un examen médico completo para el diagnóstico de retinoblastoma. Pruebas de imagen como una ecografía, una tomografía computarizada (escán TC, por sus siglas en inglés) y una resonancia magnética (escán MRI, por sus siglas en inglés), pueden ayudar a determinar si el retinoblastoma afecta otras áreas alrededor del ojo.

Cuando el oftalmólogo realiza un diagnóstico de retinoblastoma a su hijo, puede referirlo a otros especialistas, tales como un oncólogo, un cirujano o un asesor en genética.

Tratamiento de retinoblastoma

El tratamiento de retinoblastoma depende del tumor y si el cáncer se ha extendido hacia otras áreas, entre otros factores. El Doctor de los Ojos tendrá como objetivo preservar la visión siempre que sea posible.

Quimioterapia

La quimioterapia es un tratamiento farmacológico que utiliza productos químicos para matar las células cancerosas que viajan a través del cuerpo. Éste tratamiento puede ayudar a reducir el tamaño del tumor en los niños con retinoblastoma; otras formas de tratamiento pueden ser utilizadas para atacar las células cancerosas. La quimioterapia también puede usarse para tratar el cáncer que se ha extendido fuera del ojo hacia otras áreas del cuerpo.

Radioterapia

La radioterapia utiliza rayos de alta energía, como rayos X, para destruir células cancerosas. Una radioterapia puede realizarse internamente, por medio de un pequeño disco o placa de material radioactivo, el cuál se sutura en el tumor o cerca de éste, y se deja en su lugar por un período de tiempo para irradiar el tumor. En casos avanzados de retinoblastoma, una radioterapia externa dirige haces de radiación de alta potencia hacia el tumor desde una máquina, fuera del cuerpo.

Terapia con láser (fotocoagulación con láser)

Un rayo láser puede ser utilizado para destruir los vasos sanguíneos que alimentan el tumor, con el objetivo final de matar las células cancerosas.

Tratamientos de frío (crioterapia)

Durante una crioterapia, una sustancia extremadamente fría (como el nitrógeno líquido) se utiliza para congelar las células cancerosas. Una vez que las células están congeladas, la sustancia se remueve permitiendo a las células que se descongelen. El proceso de congelación y descongelación se repite varias veces hasta que las células cancerosas mueren.

Tratamientos de calor (termoterapia)

Durante una termoterapia, un calor extremo se dirige hacia las células cancerosas a través de microondas, rayos láser o dispositivos de ultrasonido para matar a las células.

Cirugía

La cirugía para extirpar el globo ocular (enucleación) puede ser necesaria como tratamiento del retinoblastoma, si el tumor ha crecido demasiado y otros tratamientos no han sido eficaces. Esto puede ayudar a evitar que el cáncer se propague hacia otras áreas del cuerpo.

Después de que el ojo es removido, el cirujano coloca un implante en la órbita del ojo y sujeta los músculos oculares al implante. Con el tiempo los músculos pueden mover el implante, tal como lo hacían con el ojo natural. Sin embargo, el globo ocular implantado no puede ver.

Varias semanas después de la cirugía, un ojo artificial hecho a la medida del paciente es colocado detrás de los párpados y sujetado al implante. El ojo artificial es colocado sobre el implante ocular y se puede manufacturar en forma similar al ojo sano.

La extracción de un ojo afecta la visión, aunque la mayoría de los niños se adaptan a la pérdida de un ojo con el tiempo.

Facebook