Retinitis Pigmentaria

¿Qué es la retinitis pigmentaria?

Retina normal

Retina normal

La retinitis pigmentaria (RP) es un grupo de desórdenes genéticos que afectan la capacidad de la retina para responder a la luz. Esta es una enfermedad hereditaria que causa una pérdida lenta de la visión, comenzando por una visión nocturna disminuida y pérdida de la visión periférica (lateral). Con el tiempo, se produce una ceguera. Desafortunadamente, no existe una cura para la RP.

La retina es la capa de células sensibles a la luz que recubre la parte posterior del ojo, y que convierte los rayos de luz en impulsos eléctricos. Estos impulsos son enviados al cerebro a través del nervio óptico, donde son reconocidos como imágenes que vemos.

Retina con retinitis pigmentaria

Retina con retinitis pigmentaria

Cuando existe una RP, las células de la retina llamadas bastones y conos mueren. En la mayoría de formas de RP, los bastones (encontrados principalmente en las regiones externas de la retina y responsables por la visíon periférica y nocturna), son los primeros en degenerarse. Cuando las células de la retina más centralmente localizadas (conos) se afectan por RP, hay una pérdida en la percepción del color y la visión central.

Causas de la retinitis pigmentaria

La retinitis pigmentaria es frecuentemente hereditaria (tiene un historial familiar). Si usted o su pareja tiene una retinitis pigmentaria, puede haber hasta un 50 por ciento de probabilidades de que sea transmitida a sus hijos. Si usted planea tener hijos, pregunte a su oftalmólogo sobre una asesoría genética.

El ritmo de la progresión y el grado de pérdida visual varía de persona a persona. La mayoría de las personas con RP son legalmente ciegas a los 40 años de edad, con un campo visual central de menos de 20 grados de diámetro. Los varones de algunas familias con ciertos rasgos genéticos de RP, son afectados más muchas veces y más gravemente. Las mujeres presentan rasgos genéticos y pérdida de la visión con menor frecuencia.

Síntomas de la retinitis pigmentaria

La retinitis pigmentaria causa una pérdida lenta de la visión. Los síntomas comienzan con la disminución de la visión nocturna y progresan hacia una pérdida de la visión periférica (lateral), creando un efecto de «visión de túnel». Algunas personas también pueden tener dificultades para identificar colores. El ritmo de cambio en la visión varía de persona a persona, dependiendo de la composición genética de su condición.

Cuándo disminuye la visión nocturna, la capacidad de adaptarse a la oscuridad se hace más difícil. Usted puede tropezar con objetos en la oscuridad, tener dificultad al conducir al atardecer o en la noche, y ver mal en salas con poca luz, como una sala de cine, por ejemplo. Aunque su visión durante el día puede ser completamente normal, su incapacidad para ver en la oscuridad es considerada como «ceguera nocturna».

En ciertos casos, la visión central puede verse afectada en primer lugar, haciendo difíciles los trabajos detallados como leer o enhebrar una aguja. Esto es conocido como distrofia macular, debido a que la mácula (zona central de la retina), es afectada.

Diagnóstico de la retinitis pigmentaria

Si usted tiene una mala visión nocturna o una pérdida de la visión lateral, o si hay historia de retinosis pigmentaria en su familia, su Doctor de los Ojos realizará un examen ocular completo para determinar si usted sufre de ésta condición. Durante el examen, el oftalmólogo dilata sus ojos y observa la parte de atrás de ellos en busca de señales de la enfermedad.

Su oftalmólogo puede hacer uso de un electrorretinograma para diagnosticar una retinosis pigmentaria. Durante éste proceso, electrodos indoloros son colocados en la córnea (la capa transparente en la parte delantera del ojo), y alrededor del ojo para medir la respuesta de las células de la retina a estímulos. Los resultados muestran si las células no están respondiendo correctamente.

Otro examen que su Doctor de los Ojos puede realizar para el diagnóstico de RP, es una prueba del campo visual (ver foto arriba). Durante éste procedimiento, usted mira a un punto fijo y hace una señal cuando un objeto aparece en su visión lateral.

Tratamiento de la retinitis pigmentaria

Actualmente no se conoce ninguna cura para la retinitis pigmentaria. Sin embargo, estudios han demostrado que el palmitato de vitamina A puede retardar la progresión de la RP. Su oftalmólogo puede aconsejarle sobre los riesgos y beneficios del palmitato de vitamina A y qué cantidades pueden tomarse en una forma segura. El consumo de palmitato de vitamina A puede ser tóxico, y la evidencia de su efecto en la progresión de RP no es sustancial.

Otra de las recomendaciones para desacelerar la pérdida de visión debida a una RP, es usar anteojos de sol para proteger la retina de los peligrosos rayos ultravioleta (UV).

Investigaciones sobre la retinitis pigmentaria están siendo realizadas en áreas como la terapia génica y las opciones de transplantes. Ya que la enfermedad tiene una base genética, la terapia génica está siendo bastante explorada en la rama de la investigación, especialmente en la identificación de formas para insertar genes sanos en la retina. A medida que las causas hereditarias de RP son descubiertas, los investigadores esperan poder desarrollar tratamientos para prevenir la progresión de la retinitis pigmentaria.

Es importante recordar que existen muchos aparatos de baja visión, consejos y servicios de rehabilitación diseñados específicamente para ayudar a que las personas con baja visión mantengan una vida activa e independiente. Pregunte a su oftalmólogo cómo obtener más información y recursos cerca de usted.

Facebook