Queratocono

¿Qué es un queratocono?

El queratocono es una condición poco común en la córnea (la ventana transparente del ojo), la cuál hace que la córnea se adelgace y desarrolle una protuberancia en forma de cono.

Queratocono literalmente significa «córnea en forma de cono».

Izquierda: córnea normal; derecha: la córnea con queratocono.

Izquierda: córnea normal; derecha: la córnea con queratocono.

La córnea es una parte muy importante del ojo. La luz entra en el ojo a través de la córnea, y refracta o enfoca los rayos de luz para que podamos ver con claridad. Cuando existe un queratocono, la forma de la córnea se altera y la visión se distorsiona. El queratocono puede hacer difíciles algunas actividades como conducir automóvil, escribir en una computadora, ver televisión o leer.

Síntomas del queratocono

El queratocono generalmente afecta a ambos ojos, aunque los síntomas pueden variar de un ojo al otro. En general, los síntomas comienzan a ocurrir durante la adolescencia y alrededor de los 20 años de edad, y pueden incluir:

  • Leve visión borrosa;
  • Ligera distorsión de la visión;
  • Mayor sensibilidad a la luz;
  • Deslumbramiento;
  • Irritación ocular leve.

El ritmo de la progresión varía. Por lo general, un queratocono progresa durante un periodo de 10 a 20 años, y luego se detiene de repente. A medida que la enfermedad progresa, los síntomas más comunes incluyen:

  • Aumento en la distorsión y borrosidad de la visión;
  • Aumento de miopía o astigmatismo;
  • Cambios frecuentes en la prescripción de anteojos;
  • Incapacidad de usar lentes de contacto.

Ocasionalmente, un queratocono puede avanzar rápidamente, con hinchazón repentina de la córnea y el desarrollo de una cicatrización corneal. Un tejido de cicatriz en la córnea hace que ésta pierda su suavidad y su claridad. Como resultado, aún más distorsión y borrosidad pueden ocurrir.

¿Qué causa el queratocono?

La causa del queratocono, todavía es desconocida. Algunos científicos creen que la genética juega un papel importante, ya que un 10 por ciento de las personas con queratocono tienen un familiar con esta enfermedad.

Adicionalmente, el queratocono puede ser causado por:

  • Una lesión en el ojo, ojo, es decir, el exceso de roce o el uso de lentes de contacto duros durante muchos años.
  • Ciertas enfermedades oculares, como la retinitis pigmentaria, la retinopatía prematura, y la queratoconjuntivitis vernal.
  • Enfermedades sistémicas, como la amaurosis congénita de Leber, el síndrome de Ehlers-Danlos, el síndrome de Down y la osteogénesis imperfecta.

Diagnóstico del queratocono

Su oftalmólogo diagnostica el queratocono durante un examen ocular de rutina. Una lámpara de hendidura puede ser utilizada para diagnosticar casos graves de queratocono, pero en algunos casos, una topografía corneal es necesaria para diagnosticar casos menos severos.

Exámenes adicionales pueden ser apropiados para determinar la forma de la córnea. Estos pueden incluir:

  • Queratometría. Durante este procedimiento, un círculo de luz se centra en la córnea, y la reflexión se usa para determinar la curvatura de la córnea.
  • Topografia Corneal Computarizada. Este procedimiento se utiliza para tomar una imagen de la córnea y generar un mapa topográfico de la superficie del ojo.

Tratamiento del Queratocono

El tratamiento de un queratocono depende con frecuencia de la severidad de los síntomas de queratocono. Durante las primeras etapas de la enfermedad, la visión se puede corregir con anteojos. A medida que la enfermedad progresa, es posible que necesite usar lentes de contacto rígidos, para que la luz que entra en el ojo se refracte de manera uniforme y no haya distorsión en la visión. También debe abstenerse de frotarse los ojos, ya que esto puede agravar el tejido delgado de la córnea y los síntomas pueden empeorar.

El queratocono puede ser tratado con Intacs, unos pequeños dispositivos que se implantan en la córnea y ayudan a moldear la curva de ésta. Estos dispositivos tienen el sello de aprobación de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés), y pueden ayudar a aplanar la córnea protuberante típica de un queratocono.

Otra opción de tratamiento para el queratocono, no aprobada por la FDA, es el colágeno reticulado. El colágeno reticulado es un tratamiento nuevo que utiliza un láser especial y gotas para los ojos para promover la reticulación o «cross-linking», o fortalecer las fibras de colágeno que forman la córnea. Este tratamiento puede aplanar o endurecer la córnea, parando el desarrollo de la protuberancia.

Cuando una buena visión ya no es posible con otros tratamientos, un trasplante de córnea puede ser recomendado. Esta cirugía sólo es necesaria entre un 10 y un 20 por ciento de los pacientes con queratocono. Durante un trasplante de córnea, el Doctor de los Ojos elimina la córnea enferma del ojo y la reemplaza con la córnea sana de un donante.

Una córnea trasplantada se recupera lentamente. Puede tomar hasta un año o más para recuperar una buena visión después de tener un trasplante de córnea.

Si bien un trasplante de córnea alivia los síntomas del queratocono, no le puede proporcionar una visión perfecta. Sin embargo, entre todas las condiciones que requieren un trasplante de córnea, el queratocono tiene el mejor pronóstico para una visión clara.

Otro tipo de trasplante de córnea que está ganando popularidad para el tratamiento del queratocono, es la queratoplastia lamelar anterior profunda (DALK, por sus siglas en inglés). Durante este procedimiento, solamente la capa frontal y media son trasplantadas. En comparación con un trasplante total de córnea, el periodo de sanación es mucho más rápido y hay un menor riesgo de rechazo.

Facebook