Queratitis Fúngica

¿Qué es la queratitis fúngica?

La queratitis fúngica es una infección de la córnea (la cúpula transparente que cubre el iris del ojo y la pupila), la cual causa dolor, disminución de la visión, sensibilidad a la luz, y lagrimeo o secreción del ojo.

Es el resultado de la infección proveniente del uso de lentes de contacto, o de una lesión en el ojo, por lo general desarrollándose muy rápidamente, y si no es tratada, puede causar ceguera. El hongo generalmente responsable por este tipo de infección de queratitis es llamado Fusarium.

Infección de queratitis en los ojos

La queratitis superficial afecta las capas más cercanas a la superficie de la córnea. Cuando esta forma de queratitis sana, por lo general no queda ninguna cicatriz en la córnea.

Una queratitis profunda afecta las capas interiores de la córnea. Es posible que quede alguna cicatriz después de la sanación, la cual puede o no afectar su visión, dependiendo de dónde esté localizada.

En adición a la queratitis fúngica, existe otra serie de infecciones oculares por queratitis, algunas de las cuales incluyen:

  • La queratitis amebiana (usualmente afecta a quienes usan lentes de contacto y a menudo es causada por la acanthamoeba);
  • Queratitis bacteriana (infección causada por bacterias);
  • Queratitis herpética(causada por el herpes simple y el virus de herpes zóster);
  • Fotoqueratitis (debida a la exposición a una radiación intensa de rayos ultravioleta, causando, por ejemplo, una ceguera por nieve o una quemadura instantánea de la córnea debida al uso de soldadura de arco).

Síntomas de la queratitis fúngica

Los síntomas de una queratitis fúngica pueden incluir:

  • Reducción de la visión;
  • Dolor en el ojo (a menudo repentino);
  • Aumento de sensibilidad a la luz;
  • Lagrimeo;
  • Lagrimeo excesivo o secreción del ojo.

Si usted tiene alguno de estos síntomas, especialmente si son repentinos, llame a su oftalmólogo inmediatamente. Si una infección ocular por queratitis no es tratada, se puede producir una ceguera. El tratamiento de una queratitis fúngica debe comenzar de inmediato para evitar una pérdida de la visión.

Causas de la queratitis fúngica

Los hongos Fusarium suelen encontrarse en el suelo, el agua, y en plantas alrededor del mundo, especialmente en climas cálidos.

Una queratitis fúngica puede aparecer después de una lesión de la córnea que involucre material vegetal, por ejemplo, después de un golpe fuerte en el ojo con la rama de una palma.

Esta infección en los ojos también puede ocurrir cuando las personas con un sistema inmunológico frágil son expuestas al hongo. Hay también riesgo de desarrollar queratitis fúngica cuando se usan lentes de contacto.

Si usted experimenta síntomas de queratitis fúngica, como dolor, disminución de la visión, sensibilidad a la luz y lagrimeo o secreción del ojo, visite a un oftalmólogo de inmediato. Un tratamiento de queratitis fúngica debe iniciarse de inmediato para prevenir la posibilidad de una ceguera.

Tratamiento de la queratitis fúngica

Para diagnosticar una queratitis fúngica con precisión, su oftalmólogo puede raspar suavemente el ojo para tomar una pequeña muestra y hacer una prueba para confirmar si hay infección. Su oftalmólogo diagnosticará si su queratitis es fúngica o bacteriana.

El tratamiento de una queratitis fúngica incluye, por lo general, el uso gotas anti fúngicas para los ojos y medicamentos orales. Si el tratamiento médico no es efectivo para eliminar la infección, una cirugía puede ser necesaria, incluyendo un trasplante de córnea. En algunos casos, incluso una cirugía de córnea puede no restaurar la visión, y un deterioro permanente de la visión o una ceguera puede ocurrir. Por esto es tan importante ver a su doctor de los ojos a la primera señal de cualquier infección ocular.

Si usted usa lentes de contacto, es muy importante manejarlos con cuidado, almacenarlos y limpiarlos para reducir el riesgo de desarrollar una infección por queratitis.

Facebook