Ojo Seco

¿Qué es el ojo seco?

Los cambios hormonales son la causa principal del síndrome de ojo seco, causando cambios en la producción de las lágrimas. Los cambios hormonales asociados con la menopausia son una de las razones principales por las cuáles las mujeres son las más afectadas por la condición de ojo seco.

El revestimiento lagrimal se compone de tres capas:

  • Una capa de grasa;
  • Una capa de agua;
  • Una capa de mucosidad.

Cada capa tiene su propio objetivo. La capa grasosa, producida por las glándulas de Meibomio, constituye la parte exterior del revestimiento lagrimal. Su principal objetivo es suavizar la superficie y reducir la evaporación de las lágrimas.

La capa de acuosa intermedia, constituye lo que en su mayor parte conocemos como lágrimas. Esta capa, producida por las glándulas lagrimales de los párpados, enjuaga el ojo y lo limpia de partículas foráneas o agentes irritantes.

La capa interior consiste de mucosa producida por la conjuntiva. La mucosa permite a la capa acuosa tener una expansión uniforme sobre la superficie del ojo y ayuda a mantener los ojos húmedos. Las lágrimas no pueden adherirse a los ojos si ésta mucosa no existe.

Normalmente, el ojo es bañado en lágrimas constantemente. Mediante la producción de lágrimas a un ritmo lento y constante, el ojo se mantiene húmedo y cómodo.

El ojo utiliza dos métodos distintos para producir lágrimas. Puede hacer lágrimas a un ritmo lento y constante para mantener la lubricación normal del ojo. También puede producir una gran cantidad de lágrimas en respuesta a la irritación de los ojos o a una emoción. Cuando sequedad o un cuerpo extraño irrita los ojos, o cuando se llora, se produce un lagrimeo excesivo.

Tal vez no parezca lógico que el ojo seco pueda causar un lagrimeo excesivo, pero imagine esto como la respuesta del ojo a una incomodidad. Si las lágrimas responsables por mantener la lubricación no mantienen el ojo lo suficientemente húmedo, el ojo se irrita. Una irritación de los ojos hace que la glándula que produce lágrimas (glándula lagrimal) libere un gran volumen de lágrimas, saturando el sistema de drenaje de las lágrimas. El exceso de lágrimas se desborda y sale del ojo.

Síntomas de la condición de ojo seco

Aunque parezca extraño, las personas con ojo seco tienden a menudo a tener ojos llorosos. Esto se debe a que el ojo responde a la irritación causada por esta condición. Quienes sufren de ojo seco pueden sentir que no pueden mantener los ojos abiertos por mucho tiempo. También pueden sentir que sus ojos no están cómodos después de leer o de ver televisión.

Los síntomas del ojo seco por lo general incluyen:

  • Escozor o ardor en los ojos;
  • Sensación de rasquiña o comezón;
  • Mucosa fibrosa en los ojos o a su alrededor;
  • Irritación ocular excesiva debido al humo o al viento;
  • Exceso de lágrimas;
  • Molestias al usar lentes de contacto.

Causas de la condición de ojo seco

Los cambios hormonales son la causa principal del síndrome de ojo seco, causando cambios en la producción de las lágrimas. Los cambios hormonales asociados con la menopausia son una de las razones principales por las cuáles las mujeres son las más afectadas por la condición de ojo seco.

Las condiciones que afectan la glándula lagrimal o sus conductos, incluyendo enfermedades autoinmunes como el lupus y la artritis reumatoide, conllevan a una disminución de la secreción lagrimal y desarrollar la condición ojo seco.

La secreción lagrimal también puede reducirse a causa de ciertas condiciones que disminuyen la sensibilidad de la córnea. Enfermedades como la diabetes y el herpes zóster son asociadas con la disminución de la sensibilidad de la córnea, al igual que los lentes de contacto para uso prolongado y cirugías que hagan incisiones en la córnea o que remuevan tejido en ésta, como la cirugía LASIK.

Una gran variedad de medicamentos comunes, tanto recetados como de venta libre, pueden causar la condición de ojo seco reduciendo la secreción lagrimal. Asegúrese de decirle a su oftalmólogo (Doctor de los Ojos) los nombres de todos los medicamentos que esté tomando, especialmente los siguientes:

  • Diuréticos para la tensión arterial alta;
  • Beta bloqueadores para el corazón o tensión arterial alta;
  • Antihistamínicos para las alergias;
  • Pastillas para dormir;
  • Medicamentos contra la ansiedad;
  • Calmantes para el dolor.

Ya que estos medicamentos son a menudo necesarios, es posible que tenga que tolerar la condición de ojo seco, o tratarla con gotas para los ojos llamadas lágrimas artificiales.

Las personas con ojo seco son generalmente más propensas a experimentar los efectos secundarios de los medicamentos, incluyendo los efectos de las lágrimas artificiales. Por ejemplo, los conservantes en ciertos tipos de gotas para los ojos y lágrimas artificiales, pueden irritar el ojo. Estos pacientes pueden necesitar medicación especial, por ejemplo unas lágrimas artificiales sin conservantes.

Otra causa de la condición de ojo seco es la exposición a un clima seco y con mucho viento, así como el humo y el aire acondicionado, que pueden acelerar la evaporación de las lágrimas. Evitar el contacto con estas condiciones irritantes puede ofrecer alivio al ojo seco.

Diagnóstico del ojo seco

Un oftalmólogo es quien usualmente puede diagnosticar ojo seco durante un examen de los ojos.

Ocasionalmente, pruebas para medir la producción de lágrimas son necesarias. Un examen llamado prueba de Schirmer requiere la colocación de un filtro de tiras de papel debajo del párpado inferior para medir la tasa de producción de lágrimas durante varios tipos de condiciones.

Otra forma en que su oftalmólogo puede diagnosticar el ojo seco es poniendo gotas especiales de colorante en el ojo y estudiar cuánto tiempo toma a las áreas secas para desarrollarse en la córnea. La prueba de colorante también se puede utilizar para buscar ciertos patrones de coloración que muestren cualquier daño en la superficie de la córnea.

Tratamiento del ojo negro

Adición de lágrimas
Unas gotas para los ojos llamadas lágrimas artificiales son similares a las lágrimas naturales. Éstas lubrican los ojos y ayudan a mantener su humedad. Las lágrimas artificiales se pueden adquirir sin receta médica. Hay muchas marcas en el mercado, por lo que usted puede probar varias hasta encontrar la que más le guste.

Existen gotas sin conservantes para quienes son sensibles al tipo de conservantes que normalmente vienen en las lágrimas artificiales. Si necesita usar lágrimas artificiales más de seis veces al día, gotas sin preservativos pueden ser más beneficiosas para usted.

Usted puede usar gotas sin preservativos tan frecuentemente como sea necesario — una o dos veces al día, o varias veces cada hora.

Conservación de las lágrimas
La conservación de las lágrimas naturales que producen los ojos propios es otra alternativa para mantener los ojos húmedos. Las lágrimas fluyen del ojo hacia un canal pequeño en la nariz (ésta es la razón por la cual la nariz se humedece cuando usted llora). Su oftalmólogo puede cerrar o tapar este canal temporal o permanentemente con tapones lagrimales. Este método ayuda a que las lágrimas producidas naturalmente se conserven y duren por más tiempo.

Un método temporal para cerrar los canales puede requerir el uso de tapones lagrimales. Los tapones se insertan en el punto lagrimal (parte del conducto lagrimal) funcionando en forma parecida a una represa y bloqueando el sistema de drenaje del ojo. Su Doctor de los Ojos puede optar por un cierre permanente del conducto lagrimal haciendo uso de calor para sellar los puntos lagrimales.

Otros métodos
Las lágrimas se evaporan como cualquier otro líquido. Usted puede tomar medidas para evitar la evaporación. En invierno, cuando la calefacción interior está en uso, un humidificador o una cacerola con agua sobre el radiador aumenta la humedad del aire seco. Anteojos envolventes pueden reducir el efecto de resequedad producido por el viento.

Una persona con ojo seco debe evitar cualquier cosa que pueda provocar resequedad, tales como un cuarto extremadamente caliente, un secador de pelo o el viento. El humo del cigarrillo es especialmente molesto.

Algunas personas pueden encontrar alivio del ojo seco complementando su dieta con ácidos grasos omega-3, los cuáles que se encuentran naturalmente en alimentos como el pescado rico en grasas (salmón, sardinas, anchoas) y las semillas de linaza. Pregunte a su Doctor de los Ojos si debe tomar suplementos alimenticios como ácidos grasos omega-3 y, en caso afirmativo, en qué forma y con qué dosis.

Si otros métodos no proveen un alivio adecuado al ojo seco, su oftalmólogo puede sugerir que usted use un medicamento prescrito. Medicamentos como la ciclosporina, actúan estimulando la producción de lágrimas. Gotas para los ojos con esteroides también pueden utilizarse, pero generalmente no se recomiendan para tratamientos a largo plazo. Otras opciones de tratamiento pueden incluir pomadas u otros tipos de ungüentos.

La condición de ojo seco debida a deficiencia de vitamina A es rara en los Estados Unidos, pero es más común en los países con menos recursos, especialmente en los niños. Ungüentos con vitamina A pueden ayudar si el ojo seco es causado por condiciones poco usuales como el síndrome Stevens-Johnson o penfigoide. Los suplementos de vitamina A no aparentan ayudar a las personas con ojo seco ordinario.

Si la condición de ojo seco es molesta, hable con su Doctor de los Ojos y discuta sus opciones para encontrar alivio.

Facebook