Ojo Negro

¿Qué es un ojo negro?

Un ojo negro (conocido técnicamente como equimosis periorbitaria) es un hematoma alrededor del ojo causado por una lesión en la cara o en la cabeza. Sangre y otros fluidos se acumulan en el área alrededor del ojo, causando hinchazón y moretones oscuros en el tejido.

Cuando hay un trauma o lesión en la cara, la piel alrededor del ojo—la cuál es muy suave y holgada—es uno de los primeros sitios que se hinchan a medida que el líquido se acumula. Aunque el nombre “ojo negro” pareciera indicarlo, usualmente el ojo en sí no es perjudicado. Muchos ojos negros sanan por sí mismos en pocos días.

Sin embargo, un ojo negro puede ser una señal de que existe una lesión más seria. Por ejemplo, si hay un sangrado dentro del ojo (condición llamada hifema), éste puede afectar la córnea y la visión. En algunos casos de trauma en la cara o el ojo, una presión dentro del ojo puede ocurrir (condición llamada hipertensión ocular), resultando en daño al ojo y su visión, si no es tratada. Si la condición de ojo negro ocurre en ambos ojos, esto puede ser una indicación de que hay fractura del cráneo u otra lesión grave.

Síntomas del ojo negro

Después de una lesión en el ojo, es importante distinguir entre los síntomas de ojo negro y aquellos que puedan indicar una lesión más grave en la cabeza.

Los síntomas del ojo negro pueden incluir:

  • Dolor alrededor del ojo;
  • Hinchazón alrededor del ojo, la cuál puede ser leve al principio, y empeorar posteriormente. La inflamación puede hacer difícil abrir los ojos;
  • Decoloración alrededor del ojo. La piel alrededor del ojo puede ser de rojiza en un principio, luego oscurecerse y transformarse en púrpura, amarilla, verde o negra;
  • Visión borrosa;

Los signos de una lesión en la cabeza más graves requieren atención médica, y puede incluir lo siguiente:

  • Visión doble;
  • Pérdida de la visión;
  • Sangre en la superficie del globo ocular;
  • Incapacidad para mover el ojo;
  • Dolor de cabeza severo o permanente;
  • Mareo/pérdida del conocimiento;
  • Sangre o líquido proveniente de los oídos o la nariz.

¿Qué causa el ojo negro?

Un ojo negro es comúnmente causado por algo que haya golpeado el ojo o la nariz. Uno o ambos ojos pueden ser afectados, dependiendo del lugar específico del golpe. Si usted sufre un golpe en la nariz, ambos ojos pueden hincharse (la hinchazón se debe a la acumulación de líquido en la piel holgada debajo de los ojos.)

Otros tipos de trauma en la cabeza que pueden causar ojos negros, son las fracturas de cráneo.

La cirugía facial también puede causar ojos negros e hinchazón, incluyendo estiramientos faciales, cirugía de nariz o cirugía en la quijada.

Otras condiciones como las alergias y las infecciones, pueden llevar a una hinchazón alrededor del ojo, pero no a la decoloración del ojo como cuando hay una de la contusión.

Diagnóstico del ojo negro

En general, su médico puede simplemente hacer un examen físico para diagnosticar un ojo negro. Él o ella revisará su visión y examinará el movimiento del ojo moviendo un dedo en frente de su cara, pidiéndole que siga el movimiento con los ojos. El médico pondrá una luz brillante en sus ojos para evaluar si la pupila se dilata normalmente, y si el interior del ojo tiene algún problema.

Si su médico sospecha que la córnea está rayada o que podría haber algo en el ojo, puede poner un colorante en el ojo y observarlo con una luz especial que le ayude a comprobar si hay objetos extraños o abrasiones.

El médico también examinará los huesos de la cara y alrededor de su ojo. Si sospecha que puede haber algún hueso fracturado o que hay algo dentro del ojo, es posible que ordene una radiografía o una tomografía computarizada.

Tratamiento del ojo negro

Un ojo negro típico no conlleva síntomas graves, y por lo general puede ser tratado personalmente en casa. Para reducir la hinchazón y aliviar el dolor del primer día, se puede aplicar una bolsa de hielo sobre los ojos durante 15-20 minutos a la vez, una vez por hora. Si no hay una bolsa de hielo disponible, puede usarse una bolsa de vegetales congelados, o cubos de hielo envueltos en una tela (para evitar la congelación de la piel).

A pesar de lo que se ve en las películas o en la televisión, nunca se debe poner carne cruda sobre un ojo negro. Además de que éste tratamiento no tiene ninguna base científica, las bacterias de la carne cruda pueden presentar un alto riesgo de infección.

Por último, asegúrese de mantener el ojo afectado bien protegido contra daños posteriores. Evite los deportes u otras actividades similares donde el ojo pueda ser golpeado, hasta que haya sanado completamente. Si el dolor o la hinchazón de un ojo negro no mejoran después de unos días, o si usted está experimentando cambios o problemas con la visión, llame a su oftalmólogo.

Facebook