Nistagmo

¿Qué es un nistagmo?

El nistagmo es un movimiento involuntario, rápido y repetitivo de los ojos. Por lo general, el movimiento es de lado a lado (nistagmo horizontal), pero también puede ser hacia arriba y hacia abajo (nistagmo vertical) o circular (nistagmo rotatorio). El movimiento puede variar entre lento y rápido, y por lo general afecta a ambos ojos.

Las personas con nistagmo pueden no ser conscientes de los movimientos de sus ojos, ya que lo que ven generalmente no les parece inestable. Las personas con nistagmo pueden inclinar o girar la cabeza para poder ver con mayor claridad. Esto les ayuda a enlentecer los movimientos oculares.

Hay dos tipos de nistagmo: congénito y adquirido. El nistagmo congénito se desarrolla en la infancia, generalmente entre seis semanas y tres meses de edad. Un nistagmo sensorial también ocurre en etapas tempranas de la vida y se relaciona con la mala visión causada por una variedad de afecciones oculares, incluyendo cataratas (opacidad del cristalino del ojo), estrabismo (desalineación de los ojos) e hipoplasia del nervio óptico. A medida que los niños con nistagmo crecen, no ven imágenes tan inestables de su mundo alrededor, pero es probable que desarrollen una visión menos clara.

El nistagmo adquirido se produce más tarde en la vida y tiene una variedad de causas, incluyendo una asociación con condiciones médicas graves. A diferencia de los niños con nistagmo, los adultos que adquieren ésta condición pueden ver imágenes inestables o temblorosas.

Causas de nistagmo

El movimiento de los ojos está controlado por el cerebro. Los ojos se mueven en forma refleja para ajustarse a los ligeros movimientos de la cabeza. Esto estabiliza la imagen que se está mirando y hace que ésta sea más nítida. Las áreas del cerebro que controlan los movimientos oculares, no funcionan normalmente en personas con nistagmo.

El nistagmo puede tener varias causas, aunque en algunos casos éstas no pueden identificarse. En otros casos, el nistagmo puede estar asociado con otros desordenes oculares, o más frecuentemente en el caso de nistagmo adquirido, existen condiciones médicas graves o el uso de drogas.

Estrabismo u ojos mal alineados.

Estrabismo u ojos mal alineados.

Entre las causas conocidas de nistagmo se encuentran las siguientes:

  • Herencia. El nistagmo puede ser hereditario, y el riesgo de desarrollarlo aumenta si el historial familiar de la enfermedad es significativo;
  • Albinismo (falta de pigmentación de la piel);
  • Una amplia gama de condiciones oculares, como las cataratas, el estrabismo y errores graves de refracción;
  • Condiciones como la enfermedad de Ménière, la esclerosis múltiple o un derrame cerebrovascular. Un derrame cerebrovascular es una causa común de nistagmo adquirido entre personas mayores;
  • Lesiones en la cabeza. Esta es una causa común de nistagmo adquirido entre personas más jóvenes;
  • Ciertas drogas como el litio o medicamentos anticonvulsivos;
  • Uso de alcohol o drogas;
  • Problemas del oído interno.

Síntomas de nistagmo

El principal síntoma de nistagmo es el movimiento involuntario de los ojos. Por lo general, el movimiento es de lado a lado (nistagmo horizontal), pero también puede ser hacia arriba y hacia abajo (nistagmo vertical) o circular (nistagmo rotatorio). El movimiento puede variar entre lento y rápido, y por lo general afecta a ambos ojos.

Además de los movimientos oculares, otros síntomas de nistagmo incluyen sensibilidad a la luz, mareos, dificultad para ver en la oscuridad, problemas de visión, y tener la cabeza en una posición de giro o inclinada, o sentir que el mundo está dando vueltas o temblando.

Diagnóstico de nistagmo

El nistagmo es diagnosticado por un oftalmólogo (Doctor de los Ojos), quien examina la parte interna de los ojos y evalúa la visión. Su Doctor de los Ojos también buscará otros problemas oculares que puedan estar relacionados con el nistagmo, tales como el estrabismo, las cataratas, o anormalidades del nervio óptico o de la retina.

Una forma de observar el nistagmo es haciendo girar al individuo por unos 30 segundos, parar, y hacerlo mirar fijamente a un objeto. Si el nistagmo está presente, los ojos se moverán primero lentamente en una dirección, y luego rápidamente en la dirección opuesta.

Las siguientes son otras pruebas que se pueden utilizar para diagnosticar nistagmo:

  • Observación y seguimiento del movimiento ocular para verificar el tipo de nistagmo y determinar los detalles de los movimientos;
  • Examen de oído;
  • Examen neurológico;
  • Tomografía computarizada (rayos X del cerebro);
  • Resonancia magnética (ondas magnéticas y de radio para tomar imágenes del cerebro).

Tratamiento de nistagmo

En algunos casos de nistagmo adquirido, dejar de tomar un medicamento o eliminar el consumo de alcohol o el abuso de drogas puede acabar con el problema. No obstante, el nistagmo es a menudo una condición permanente. Su gravedad puede reducirse con diferentes tratamientos. El uso de anteojos o lentes de contacto son una parte importante del tratamiento de nistagmo.

Una cirugía en los músculos del ojo puede ser apropiada para algunas personas con nistagmo. El objetivo de la cirugía es ayudar a corregir la posición anormal de la cabeza o aliviar la severidad del nistagmo. SI bien la cirugía puede mejorar la visión, no elimina totalmente el nistagmo.

Algunos medicamentos se han utilizado para disminuir la severidad del nistagmo, pero con frecuencia su uso es limitado debido a los efectos secundarios que provocan. Inyecciones de toxina botulínica pueden ser útiles para algunas personas que sufren de temblores severos en su visión.

Facebook