Laceración de la córnea

¿Qué es una laceración de la córnea?

Una laceración de córnea es un corte en la córnea, la ventana transparente en la parte delantera del ojo. Generalmente es causada por algo filoso que entra con una fuerza significativa en el ojo, tal como una herramienta metálica de mano. Una laceración de la córnea es más profunda que una abrasión, ya que el corte atraviesa la córnea parcial o totalmente. Si la laceración de la córnea es lo suficientemente profunda (laceración de espesor total), pasará a través de la córnea completamente causando una ruptura del globo ocular y un subsecuente desgarramiento externo del mismo.

La laceración de la córnea es una lesión muy grave, y requiere atención médica inmediata para prevenir una pérdida severa de la visión.

Si el ojo ha sido lesionado, usted debe hacer lo siguiente:

  • Coloque un protector sobre el ojo cuidadosamente. La parte inferior de un vaso de cartón delgado, puesta y sujetada alrededor del ojo, puede servir como escudo hasta que se reciba atención médica.
  • NO enjuague el ojo con agua.
  • NO remueva el objeto atascado en el ojo.
  • NO frote o presione los ojos.
  • Evite el uso de aspirina, ibuprofeno u otros antiinflamatorios no esteroides. Estos medicamentos adelgazan la sangre y pueden aumentar la hemorragia.
  • Después de haber protegido el ojo, vea a un médico inmediatamente.

¿Qué causa una laceración de la córnea?

Cualquier actividad en la que haya objetos que vuelen a gran velocidad puede causar una laceración de la córnea. Entre las causas más comunes de laceración de la córnea están cortar madera, pulir metales, cortar hierba o tallar piedra. El contacto con polvo, tierra, arena, o incluso el borde de una hoja de papel, puede cortar la córnea si hay una fuerza suficiente.

La mayoría de las laceraciones de córnea pueden prevenirse mediante el uso de anteojos protectores durante actividades de alto riesgo.

Síntomas de una laceración de la córnea

Los síntomas de una laceración de la córnea incluyen:

  • Dolor severo;
  • Lagrimeo;
  • Sensibilidad a la luz;
  • Visión borrosa o disminuida;
  • Bleeding (blood in the eye);
  • Sensación de presencia de un objeto extraño en el ojo.

Diagnóstico de laceración de la córnea

Si usted tiene algún síntoma laceración de la córnea, debe buscar asistencia médica de inmediato. Un oftalmólogo (Doctor de los Ojos) llevará a cabo un examen ocular completo para determinar la extensión de la herida. El examen determinará si la laceración es de espesor parcial o total.

Para examinar una laceración de la córnea, su Doctor de los Ojos puede colocar gotas anestésicas en el ojo para que éste pueda permanecer abierto durante el examen. Él o ella también puede realizar una tinción del ojo con fluoresceína. Esta es una prueba que usa una tinta de color anaranjado (fluoresceína) y una luz azul para detectar daños en la córnea.

Tratamiento de laceración de la córnea

Una cirugía suele ser necesaria para reparar una abrasión de la córnea y prevenir daños mayores del ojo, al igual que para eliminar cualquier objeto extraño que pueda haber quedado en el ojo después del trauma. Las laceraciones de condición grave pueden requerir varias cirugías para una reparación y pueden resultar en pérdida permanente de visión.

Después de la cirugía, el ojo puede ser tapado para protegerlo. Adicionalmente, su oftalmólogo puede recetarle medicamentos para el dolor, o para ayudar con el restablecimiento.

Si usted tiene una laceración de la córnea, puede estar en riesgo de tener complicaciones, incluyendo un desprendimiento de la retina, una infección y glaucoma. Es importante hacer un seguimiento del cuidado del ojo con su oftalmólogo después del tratamiento inmediato.

Facebook