Hipertensión Ocular

¿Qué es la hipertensión ocular?

La hipertensión ocular sucede cuando la presión dentro del ojo (presión intraocular o PIO) es más alta que la normal.

La presión del ojo se mide en milímetros de mercurio (mm Hg), la misma unidad de medida utilizada por los barómetros que miden condiciones climáticas. Generalmente, la presión ocular se considera normal cuando es menor que 21 mm Hg.

La hipertensión ocular es diferente al glaucoma, una condición del ojo que menudo es causada por una presión intraocular alta. En personas con hipertensión ocular, el nervio óptico parece normal y no se encuentran señales de glaucoma durante un examen del campo visual, el cuál evalúa la visión lateral (periférica). Sin embargo, los pacientes con hipertensión ocular se consideran “sospechosos de glaucoma”, lo que significa que deben ser evaluados de cerca por un oftalmólogo (Doctor de los Ojos) para asegurarse de que no se desarrolle un glaucoma.

La presión intraocular se eleva lentamente con la edad, de igual manera que el glaucoma se hace más común a medida que se envejece. Puede también ser el resultado de una enfermedad de los ojos.

Causas de la hipertensión ocular

En un ojo sano, un líquido claro llamado humor acuoso circula dentro de la parte frontal del ojo. Para mantener una presión constante y normal en el ojo, éste produce continuamente una pequeña cantidad de humor acuoso, mientras que una cantidad igual del líquido sale del ojo.

El líquido fluye a través de un sistema de drenaje muy pequeño llamado red trabecular, una compleja red de células y tejidos en un área llamada ángulo de drenaje.

Si el humor acuoso no fluye a través de la red trabecular correctamente, la presión del líquido en el ojo aumenta, causando una hipertensión ocular. La hipertensión ocular también puede ocurrir si el ojo produce humor acuoso en exceso.

Una lesión en el ojo puede causar hipertensión ocular, al igual que ciertas enfermedades oculares. Algunos medicamentos como los esteroides, son también una causa potencial de hipertensión ocular.

También existe la posibilidad de que una condición llamada arco corneal, en la cuál depósitos de lípidos forman un anillo blanco alrededor de la córnea, pueda estar asociada con la hipertensión ocular.

Aunque cualquier persona puede desarrollar hipertensión ocular, algunas están en mayor riesgo de desarrollar la condición:

  • Personas con antecedentes familiares de hipertensión ocular o glaucoma;
  • Personas con diabetes;
  • Personas mayores de 40 años de edad;
  • Personas de ascendencia afroamericana;

Síntomas de la hipertensión ocular

La hipertensión ocular por lo general no presenta señales o síntomas. Ya que usted puede tener hipertensión ocular y no ser consciente de ello, es importante tener exámenes oculares periódicos con un oftalmólogo.

Diagnóstico de la hipertensión ocular

Como parte de un examen ocular completo, su oftalmólogo hará un examen para medir su presión intraocular y asegurarse de que no haya un glaucoma.

Algunas de las pruebas que su Doctor de los Ojos puede llevar a cabo son:

  • Tonometría. Este procedimiento mide la presión del ojo. Durante este examen, el ojo es anestesiado con gotas para los ojos. Su médico usa un instrumento llamado tonómetro (ver foto arriba), para medir la presión ocular. El instrumento mide cómo la córnea resiste la presión.
  • Gonioscopía. La gonioscopía permite a su oftalmólogo obtener un panorama claro del ángulo de drenaje del ojo. Su oftalmólogo no puede ver el ángulo de drenaje del ojo mirando sólo la parte frontal del ojo. Sin embargo, utilizando un lente de espejo, su oftalmólogo puede examinar el ángulo de drenaje, algo muy importante para determinar si usted sufre de glaucoma.
  • Oftalmoscopía. Su oftalmólogo examina el nervio óptico con un oftalmoscopio para detectar señales de daños. Éste es un instrumento que muestra el interior del ojo aumentado. Las pupilas son dilatadas con gotas para los ojos, lo que permite a su médico una mejor visión del nervio óptico y observar si hay daños en el ojo.
  • Prueba de campo visual. La prueba de campo visual se realiza para identificar posibles puntos ciegos en la visión, ya que estos son otro síntoma de glaucoma. La prueba se realiza con un instrumento en forma de tazón llamado perímetro. Durante el examen, un parche se coloca temporalmente en uno de sus ojos de manera que sólo un ojo se pone a prueba a la vez. El paciente estará sentado y se le pedirá que mire al frente hacia un punto determinado. Puntos de luz al azar aparecen repentinamente, relampagueando alrededor del perímetro y el paciente debe presionar un botón cada vez que la luz relampaguea.
  • Paquimetría.Debido a que el espesor de la córnea puede afectar una lectura de la presión ocular, una paquimetría es realizada para medir dicho espesor. Una sonda llamada paquímetro se coloca suavemente sobre la córnea para medir su espesor.

Tratamiento de la hipertensión ocular

Es importante controlar muy de cerca la hipertensión ocular y reducirla antes de que cause alguna pérdida de la visión o daño al nervio óptico.

Dependiendo de su caso en particular y qué tan elevada esté su presión intraocular, es posible que su Doctor de los Ojos no inicie un tratamiento inmediatamente, sino que controle la presión intraocular a través de exámenes frecuentes.

En otros casos, el Doctor de los Ojos puede indicar si se necesitan medicamentos para reducir la presión intraocular. Existen gotas para los ojos que ayudan a bajar la presión intraocular, pero es importante adherirse al régimen prescrito para que éstas funcionen eficazmente.

En algunos casos, el Doctor de los Ojos puede recetar más de un medicamento. Cuando un medicamento es prescrito, el oftalmólogo hace una cita a las pocas semanas para medir la presión ocular de nuevo y determinar la eficacia del tratamiento.

Si el medicamento no puede disminuir la presión del ojo, es posible que usted tenga una etapa inicial de glaucoma de ángulo abierto y no una hipertensión ocular. Si éste es el caso, su Doctor de los Ojos discutirá opciones de tratamiento adicionales.

Facebook