Hemorragia Subconjuntival

¿Qué Es una Hemorragia Subconjuntival?

Esta hemorragia es similar a un hematoma normal de la piel, pareciéndose a una contusión en el ojo. Por lo general, aparece como un punto concentrado de color rojo, o muchas manchas rojas dispersas en la parte blanca del ojo. El enrojecimiento es la sangre concentrada debajo de la conjuntiva, la membrana transparente que cubre la parte blanca del ojo (esclerótica) y la parte interior del párpado.

Ver una hemorragia subconjuntival en el ojo puede ser alarmante. Sin embargo, es en realidad una situación común y menor que, por lo general, es inofensiva y se cura por sí misma. No afecta la visión y generalmente no causa dolor. Usualmente, no hay síntomas ni sensaciones, aparte de la aparición de la mancha roja. De hecho, usted puede no ser consciente de que tiene una hemorragia subconjuntival hasta que alguien la señala o usted la ve en el espejo.

Causas de una hemorragia subconjuntival

La conjuntiva es compuesta de muchos vasos sanguíneos y capilares, los vasos sanguíneos más pequeños en el cuerpo. Estos vasos pueden romperse, causando filtración de sangre hacia la conjuntiva y la esclerótica. Este es un sangrado de baja importancia en la membrana externa del ojo que causa la mancha roja que aparece en la parte blanca del ojo.

Las causas más comunes son la tos, el estornudo, el esfuerzo, o cualquier otra acción similar que aumente temporalmente la presión sanguínea en las venas, dando lugar a una pequeña ruptura en un vaso sanguíneo o capilar. La hemorragia subconjuntival también puede ocurrir por un trauma, inclusive traumas menores causados por una frotación fuerte de los ojos.

Otras causas comunes, pero menos frecuentes de hemorragia subconjuntival, incluyen la diabetes mellitus, una hipertensión arterial, y cantidades excesivas de algunos medicamentos como la aspirina, u otros anticoagulantes como la warfarina (Coumadin®), que afectan a los mecanismos de sangrado del cuerpo.

Otras causas mucho menos frecuentes pueden incluir desordenes en la coagulación de la sangre u otro tipo de trastorno sistémico de la sangre.

Si existe una hemorragia subconjuntival recurrente o excesiva, su oftalmólogo (Doctor de los Ojos) llevará a cabo un examen médico para evaluar sus factores de riesgo y ordenará pruebas de laboratorio, ocasionalmente en colaboración con su médico de cabecera.

Tratamiento de la hemorragia subconjuntival

Por lo general, un tratamiento de una hemorragia subconjuntival no es necesario. La mancha de sangre se va desvaneciendo poco a poco con el tiempo, desapareciendo por sí sola. Este proceso puede tardar días o semanas, dependiendo del tamaño de la mancha de sangre. Si el ojo está irritado, su oftalmólogo puede recomendar que se utilice lágrimas artificiales sin prescripción.

En general, si usted tiene una hemorragia subconjuntival, puede esperar que su oftalmólogo le asegure que la mancha de sangre va a desaparecer. A pesar de que una hemorragia subconjuntival puede parecer alarmante, generalmente es una condición temporal e inofensiva que su Doctor de los Ojos puede fácilmente identificar.

Facebook