Distrofias Corneales

¿Qué son las distrofias corneales?

Las distrofias corneales son un grupo de trastornos oculares genéticos relativamente raros caracterizados por el material anormal que se acumula en la córnea con cierta frecuencia (la córnea es la cúpula transparente que cubre el iris y la pupila del ojo). Las distrofias corneales afectan a ambos ojos, progresan lentamente y son hereditarias.

La córnea está compuesta por cinco capas:

  • Epitelio: la capa protectora más externa de la córnea;
  • Membrana de Bowman: es la segunda capa protectora y fuerte;
  • Estroma: es la capa más gruesa de la córnea. Está compuesta de agua, fibras de colágeno y otros tejidos conectivos que fortalecen la córnea y la hacen flexible y clara;
  • Membrana de Descemet: es una capa interna delgada y fuerte, también protectora;
  • Endotelio: es la capa más interna compuesta de células que bombean exceso de agua hacia afuera de la córnea.

Las distrofias corneales se caracterizan por la acumulación de material extraño en una o más de las cinco capas de la córnea. El material puede causar pérdida en la transparencia de la córnea, pérdida de la visión o visión borrosa.

Hay más de 20 tipos diferentes de distrofias corneales. Por lo general, éstas se agrupan en tres categorías, dependiendo de la parte de la córnea que es afectada:

  • Las distrofias corneales anteriores o superficiales afectan las capas más externas de la córnea: el epitelio y la membrana de Bowman.
  • Las distrofias corneales estromales afectan el estroma, la capa media más gruesa de la córnea.
  • Las distrofias corneales posteriores afectan las partes más internas de la córnea: el endotelio y la membrana de Descemet. La distrofia corneal posterior más común es la distrofia de Fuchs ilustrada en la parte de arriba.

Los riesgos y síntomas de las distrofias corneales

Los síntomas de la enfermedad dependen del tipo de distrofia corneal. Algunas personas no presentan síntomas. En otras personas, la acumulación de material en la córnea la hace opaca, causando una visión borrosa o pérdida de visión.

Muchas personas también experimentan una erosión corneal, durante la cuál el epitelio (la capa más externa de la córnea), falla en fijarse a la membrana siguiente, la membrana de Bowman. Una erosión corneal causa dolor en los ojos de leve a fuerte, sensibilidad a la luz y la sensación de tener un objeto extraño en el ojo.

¿Quién está en riesgo de desarrollar una distrofia corneal?

Ya que la mayoría de distrofias corneales son genéticas, una historia de herencia familiar aumenta el riesgo de que se desarrollen.

Las distrofias corneales pueden aparecer a cualquier edad. Tanto hombres como mujeres son igualmente afectados por la mayoría de las distrofias corneales, con excepción de la distrofia de Fuchs, la cuál afecta a mujeres con mayor frecuencia.

Diagnóstico de distrofia corneal

Si su oftalmólogo (Doctor de los Ojos) sospecha que usted tiene una distrofia corneal, él o ella preguntará por antecedentes familiares de enfermedades oculares y realizará un examen de ojos.

El Doctor de los Ojos utilizará un microscopio con lámpara de hendidura para enviar un delgado y brillante haz de luz dentro del ojo. Esto le permite examinar a fondo la parte frontal del ojo.

Si una persona no ha presentado síntomas, un examen ocular de rutina puede revelar si existe algún tipo de distrofia corneal. En algunos casos, evaluaciones genéticas pueden identificar distrofias corneales.

Tratamiento de distrofia corneal

El tratamiento de las distrofias corneales depende del tipo de distrofia y la gravedad de los síntomas. Si usted no tiene ningún síntoma, su oftalmólogo puede hacer un seguimiento controlado de sus ojos para evaluar si la enfermedad está progresando. En otros casos, gotas para los ojos, pomadas o un tratamiento con rayo láser pueden ser apropiados.

En muchos casos, las personas con distrofia corneal pueden experimentar una repetición de la erosión corneal. Esta condición puede tratarse con antibióticos, gotas lubricantes para los ojos, pomadas, o lentes de contacto blandos especiales dedicados a proteger la córnea. Si la erosión continúa, opciones de tratamiento adicionales pueden incluir el uso de una terapia con láser o una técnica para raspar la córnea.

En casos más severos, un trasplante de córnea (llamado queratoplastia) puede ser necesario. El tejido corneal dañado o poco saludable es removido, y la córnea sana y transparente de un donante es colocada en su lugar. Para distrofias endoteliales, como la distrofia de Fuchs, se utiliza un transplante parcial de córnea (queratoplastia endotelial).

Los trasplantes de córnea han demostrado ser muy exitosos en pacientes con problemas de visión, o cuyas córneas se han dañado de manera significativa debido a distrofias corneales.

Facebook